Inaugurada la exposición ‘Obras Maestras de Pintores Murcianos. Colección Ángel Tomás’

El Museo Salzillo inauguró el pasado martes 23 de dicimebre la exposición ‘Obras Maestras de Pintores Murcianos. Colección Ángel Tomás’, una colección de treinta y seis pinturas de artistas murcianos del siglo XIX y principios del XX, propiedad de la Fundación Ángel Tomás. Ángel Tomás Martín es un industrial murciano, hijo del pintor Ángel Tomás (1898-1978), compañero de muchos de los pintores de la generación de los años 20, que tuvo que dejar la pintura para seguir con el negocio familiar, a la que volvió al cabo de los años.

El acto estuvo presidido por Pedro Antonio Sánchez, consejero de Educación, Cultura y Universidades, Antonio Gómez Fayrén, presidente de la Comisión Ejecutiva del Museo Salzillo, María Teresa Marín Torres, directora del Museo y comisaria de la muestra y el coleccionista y empresario Ángel Tomás Martín.

Antonio Gómez Fayrén, Ángel Tomás Martín, Pedro Antonio Sánchez y María Teresa Marín

Antonio Gómez Fayrén, Ángel Tomás Martín, Pedro Antonio Sánchez y María Teresa Marín

El presidente de la Comisión Ejecutiva del Museo Salzillo, Antonio Gómez Fayrén, destacó que “son cuadros de una colección particular, contempladas en su conjunto por primera vez”. Una colección que podrá verse en la sala de exposiciones temporales del Museo Salzillo durante estas Navidades y hasta el próximo mes de febrero.

Se trata “de una pequeña y cuidada selección de las numerosas e interesantes obras que atesora Ángel Tomás y que ha tenido la generosidad de prestarlas para que los numerosos visitantes que vienen estos días al museo puedan disfrutarlas”, ha afirmado.

Esta muestra antológica, “que esperamos que sea la primera de muchas”, permitirá el estudio de obras maestras de los siglos XIX y XX, de hecho, “algunos de los pintores que están presentes en la muestra fueron amigos de su padre, el pintor Ángel Tomás, que tuvo que abandonar su vocación pictórica por voluntad de sus padres”.

“Es un patrimonio histórico-artístico que se hubiera dispersado si no fuera por esta familia”, un patrimonio “que ahora recibe la sociedad gracias a la sensibilidad cultural de la familia Tomás y que esta Navidad podremos disfrutar junto con las magristrales obras de nuestro genial Salzillo”.

Amigos del Museo y amantes de la pintura y el arte se acercaron a adminirar las obras de la exposición

Amigos del Museo y amantes de la pintura y el arte se acercaron a adminirar las obras de la exposición

La exposición, está comisariada por María Teresa Marín, directora del Museo Salzillo, y los textos del catálogo han sido escritos por ella misma y por el periodista murciano Pedro Soler. La directora señala, según explica en el catálogo,  “hemos querido respetar esta primera selección realizada por Ángel Tomás y que esta exposición sea la construcción de una narrativa personal, al igual que lo ha sido la propia creación de su colección a lo largo de su vida”.

Así para esta ocasión se han seleccionado obras maestras de pintores murcianos que trabajaron en Murcia o fuera de Murcia desde finales del siglo XVII hasta comienzos del siglo XX “trazando así una rica pincelada que pueda dar vida al arte de aquellas pasadas centurias”.

Ese trazo se inicia con un gran cuadro de un pintor casi contemporáneo al propio Francisco Salzillo, “una espléndida Sagrada Familia de Senén Vila (1640-1707), pintor valenciano que trabajó la mayor parte de su vida en Murcia y que formó al maestro de dibujo del escultor, el presbítero Manuel Sánchez”.

El cuadro de la exposición “muestra la ternura de un San Juanito que besa el pie del Niño Jesús, al que la Virgen está dando de mamar mientras San José contempla la escena, dentro de un paisaje crepuscular tan habitual en la pintura de Senén”, detalla Marín, “una escena impregnada de sencillez e intimidad”.

Aunque son los pintores del siglo XIX los grandes protagonistas de esta exposición, que transita desde el barroco de Senén al romanticismo nazareno de Germán Hernández Amores (1823-1894), cuya obra está representada por seis cuadros.

Según detalla la directora del Museo Salzillo, la exposición contará también con cuadros de temática religiosa de Hernández Amores como el Crucificado de impronta velazquiana o la Tentación de San Antonio, o de asunto mitológico. Obras, a su juicio, “que demuestran por qué Hernández Amores es uno de los pintores más reconocidos en la España de aquel entonces, por su maestría en el dibujo, sus composiciones severas, sus personajes ensimismados, su sobrio colorido y su equilibrio clasicista”.

ACTO CREATIVO

En la exposición también están presentes pintores de la talla de Luis Ruipérez (1834-1867), “con una magnífica batalla que bien pudiera ser la de Rocroi, demostrando las cualidades que destacó Andrés Sobejano del pintor, como sus extraordinarias facultades y perfecciones de técnica sabia”. Otros pintores del siglo XIX presentes en la muestra son Adolfo Rubio, Manuel Picolo, Enrique Atalaya, Alarcón, Séiquer, Meseguer, Sobejano o De la Torre.

De Inocencio Medina Vera, “que franquea el costumbrismo con una mirada más moderna y que se detiene en la vida de las gentes más sencillas dentro de una plástica muy poética”, se ha seleccionado el retrato de un gaitero que sobresale por una intensa mirada.

La exposición se cierra con pintores de la generación de los años veinte “que supusieron nuevas y rupturistas formas de entender la vida”, como Joaquín, Pedro Flores, Victorio Nicolás y las mismas obras de Ángel Tomás. Esta exposición, concluye Marín, “es un acto creativo que se torna en un homenaje emotivo y necesario a la figura de un padre cuya vocación frustrada había que compensar en cierto sentido”.

CONCIERTO DEL CORO INFANTIL DE ALCOY

Tras la inauguración de la exposión, tuvo lugar un concierto del Coro de Voces Blancas de Alcoy en la Iglesia de Nuestro Padre Jesús Nazareno, acto organizado por la Asociación de Amigos del Museo Salzillo.

El Coro Voces Blancas de Alcoy se fundó en 1999 con el objetivo de fomentar el canto coral entre los jóvenes de la comarca. Desde su creación hasta la actualidad ha sido dirigido por Patricia Pérez Galdón.

El coro de Voces Blancas de Alcoy durante su actuación

El coro de Voces Blancas de Alcoy durante su actuación

Dejar un comentario