Reforma 2009

Interior del edificio

Interior, Sala de los Bocetos arriba y Sala del Belén abajo

Si por algo se ha caracterizado el año 2008 es por haber seguido inmerso en las obras de transformación y remodelación que se iniciaron con la exposición Salzillo, testigo de un siglo (2007).

Tras la celebración de la exitosa muestra se hacía necesario un cambio de discurso expositivo y la mejora de las condiciones de exhibición, de conservación, almacenamiento, investigación y difusión de la institución. Las obras, basadas en el proyecto del arquitecto Pablo Puente y de María Teresa Marín, comenzaron en julio de 2008 con algunas novedades como la introducción de un sistema de aire acondicionado y un montacargas, enriqueciendo las condiciones de conservación y exposición de los pasos en la iglesia de Jesús, así como la mejora de las comunicaciones del museo de cara al acceso de discapacitados y el traslado de obras de arte desde las zonas de depósito a las propiamente expositivas.

El proyecto de replanteamiento museográfico no solamente respondía a la necesidad de contar con mejores salas de almacenamiento y un nuevo espacio más apropiado para la realización de exposiciones temporales, sino también a la mejora de la presentación expositiva de la colección de Bocetos de forma individualizada y del Belén.

Éste último vuelve a tener su sentido narrativo original al disponerse en diorama.

Sala del Belen

Sala del Belén

Los comentarios están cerrados.